Parroquia de SAN MARCOS
30/04/2018

La Poda

La poda es algo muy frecuente en el campo.

Campesinos y hortelanos son diestros en ella.

Incluso en la ciudad,

los amantes de los árboles y de las plantas

las podan en tiempos señalados.

Obtienen así ejemplares más bellos, más fuertes, más sanos…

 

Pero con ser una operación tan corriente,

necesaria y positiva,

nos resulta una energía extraña,

cuando no una anti-energía o muerte.

 

Sin embargo, la poda es ley de vida y crecimiento

de las plantas,… de las personas y de los grupos.

Controla, encauza y orienta las fuerzas;

impide la dispersión, da nuevas energías.

Nos hace crecer y ser nosotros mismos.

 

Nos poda el Padre, eso dices Tú.

Poda a los que dan fruto, para que den más.

Nos poda a los que bien nos quiere.

Nos corta las alas de la soberbia y de la comodidad

que nos impiden dar fruto y malgastan energía.

¡Corta brotes “naturales”, que parecen ser expresión de vida,

para que demos más y mejor fruto!

 

Nos podan los amigos, el grupo, la comunidad,

a través de relaciones claras y fraternales;

a través de la ayuda, la crítica y la exigencia.

Nos podan cuando ponen en crisis

nuestro estilo de vida y escala de valores;

cuando nos hacen afrontar las incoherencias

y zonas oscuras de nuestro ser.

 

Algunos se podan a sí mismos para dar más fruto.

Saben decir no a ciertas cosas.

Saben renunciar a bienes positivos y objetivos dignos

para conseguir bienes mayores y tesoros escondidos.

¡Dichosos esos hombres y mujeres!

Dichosos los que viven con ellos, porque participan de su fruto.

 

La mayoría de las podas vienen sin buscarlas.

Las trae la vida cuando menos lo esperas;

son podas involuntarias, imprevistas, a veces duras y dolorosas,

y no siempre las aceptamos como algo positivo.

 

Involuntaria o voluntaria

a tiempo o a destiempo,

asumida o rechazada,

la poda es el secreto

de las personas que se han hecho fuertes,

de los hombres y las mujeres que dan fruto,

de quienes tienen vida.

 

¡Pódanos, Señor!

¡Pódame, Señor!

Florentino Ulibarri

¿Te gustó este artículo? Compártelo
Actividades
Horarios Eucaristías

VER TODAS
Domingos y festivos
San Marcos
9,30h, 12,30h, 13,30h, 19,30h, 20,30h.
San Juan De Sahagún
11,00h, 12,00h, 13,00h y 20,00h.
Sábados y vísperas de fiesta
San Marcos
9,30h, 13,00h, 19,30h, 20,30h.
San Juan De Sahagún
11,00h y 20,00h.
Laborables
San Marcos
9,30h, 13,00h, 20,30h.
San Juan De Sahagún
11,00h y 20,00h.
Confesiones
Antes de las misas y también, a petición personal, después de las misas y en cualquier momento.
Horarios de apertura
San Marcos
Abierto toda la mañana, desde las 9,00h. Viernes y Sábados hasta las 24h.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies